/?section_id=5044

'Comunidad internacional respalda a Santos'

04/01/2015

Por: Alfredo Molano J.

Este año se cumplen 140 años de relaciones diplomáticas entre Colombia y Suecia, a propósito de lo cual la embajadora sueca, Marie Andersson de Frutos, habló con El Espectador sobre el apoyo de su país a los diálogos de paz y el proceso de reconciliación. Según Andersson, Suecia es uno de los cinco países que aportan la mayor cantidad de dinero en cooperación internacional y Colombia es el principal receptor de sus donaciones.

¿Qué papel juega Suecia en Colombia?

Este año celebramos 140 años de relaciones diplomáticas. Pero además tenemos mucha historia de amistad. En la Independencia de Colombia, el rey sueco mandó a un militar a luchar junto a Simón Bolívar. También tenemos un importante núcleo de empresas que materializan esas relaciones de solidaridad internacional.

¿Cómo se expresa esa solidaridad?

Reservamos el 1% del Producto Interno Bruto de Suecia, es decir, el 4% del presupuesto, para ayudar a diferentes países. Hace 15 años consideramos que era momento de apoyar a Colombia en la búsqueda de la paz.

¿Y cómo ha sido el apoyo?

Lo primero que hicimos fue apoyar el proceso de estructuración de la Defensoría del Pueblo. En ese camino vimos que al trabajar en derechos humanos estábamos en contacto directo con los afectados por el conflicto armado. Eso nos llevó a que en el año 2000 formuláramos, junto con el PNUD, el informe anual sobre Colombia. Ese fue el arranque para formular nuestra estrategia de cooperación bilateral. En 2003 empezamos el Programa Redes, que trabaja en la construcción de paz en los territorios. Un programa que nos dio esperanzas de reconciliación, que es un proceso muy largo.

¿Qué programas tienen hoy?

Trabajamos con comunidades marginales, hemos estudiado el problema agrario y hemos apoyado el proceso de restitución de tierras. Incluso antes, la Ley de Víctimas. El programa se llamó Protección de Bienes de la Población Desplazada, y lo realizamos con el Banco Mundial, la OIM y Acción Social. Durante ocho años registramos a personas que abandonaban sus tierras, y luego, cuando se aprobó la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, le entregamos el registro a la Unidad de Restitución.

¿Cuál es la posición de Suecia respecto al actual proceso de paz?

Estamos convencidos de la necesidad de una paz negociada. Esta posición no ha sido fácil, pero siempre la hemos defendido. Y ahora vemos que todo lo que hemos hecho, incluso en tiempos difíciles, ha contribuido a que las partes estén sentadas hoy en La Habana.

¿Qué recomendaciones les harían a los negociadores de paz?

Una negociación es entre dos y ellos son quienes deben buscar los acuerdos. Nosotros sólo estamos apoyando, siguiendo el proceso muy de cerca y trabajando en los temas que consideramos importantes. Por ejemplo, venimos trabajando sobre las mujeres como agentes de paz.

¿Cuánto dinero invierten en Colombia?

Suecia dispone 4% para cooperación internacional. Somos un país de 9 millones de habitantes y el quinto en contribuciones del Sistema de Naciones Unidas. Aparte de nuestra participación en la Unión Europea y en Naciones Unidas tenemos un programa bilateral con Colombia, al que se le asigna un presupuesto de más de $54.000 millones. También somos contribuyente en acciones humanitarias, a través de Acnur o el Comité Internacional de la Cruz Roja.

Precisamente, el presidente Santos estuvo en Europa buscando dinero para financiar el posconflicto...

Esta iniciativa ya se está discutiendo en Bruselas. Es una decisión de las capitales que busca darle apoyo al presidente Santos. La comunidad internacional lo respalda. Tiene nuestro apoyo y admiración por su valentía al intentar la paz. Es un apoyo político incondicional.

Como un país con tanta experiencia en cooperación internacional, ¿cuáles experiencias de reconciliación deben ser tenidas en cuenta por Colombia?

Hace poco financiamos un foro de justicia transicional en el que se dieron a conocer diferentes experiencias de posconflicto, y una de las cosas que se decían allí era que nunca antes se ha iniciado una negociación con el marco de justicia transicional. Por lo que es Colombia quien tiene mucho que compartir con otros conflictos. Aquí se está trabajando en reconciliación y reparación en medio de la guerra. Eso es inédito. Cada conflicto tiene sus particularidades y son las partes las que deben encontrar el camino de salida.

¿Cómo se están proyectando para 2015?

El Gobierno ha dicho que la estrategia va a cambiar este año. Aunque no ha dicho cuál va a ser el monto que se destine para trabajar aquí, creo que va a ser igual o mayor al de 2014. También vemos con mucho optimismo el tratado de libre comercio de Europa con Colombia y el proceso de membresía en la OCDE, y allí queremos prestar nuestro apoyo. Es una oportunidad para mejorar su institucionalidad. 

Tomado de El Espectador

www.elespectador.com

Foto: Samira Zayane/SR