/?section_id=5045

Las claves del acuerdo sobre desaparecidos

Las claves del acuerdo sobre desaparecidos

Las claves del acuerdo sobre desaparecidos

19/10/2015

Por: EL TIEMPO

Si para el país el acuerdo del Gobierno y las Farc para la búsqueda de desaparecidos puede ser uno más de los que se han logrado en La Habana, para miles de víctimas era el más esperado.

Y es así porque, por primera vez, las partes quedaron comprometidas a entregar toda la información que tienen sobre la ubicación de los muertos y desaparecidos en medio del conflicto armado.

Lo que antes dependía de la voluntad de los actores de la guerra ahora es un compromiso y significa terminar con la incertidumbre que muchos colombianos han cargado por años. (Lea: 'Se busca aliviar dolor de familiares de los desaparecidos': Gobierno)

Precisamente por eso, el jefe de los negociadores del Gobierno, Humberto de la Calle, dijo este domingo: “Lo acordado busca ante todo aliviar el profundo dolor de los familiares de los desaparecidos. Esto es una muestra más de que las víctimas son el centro de este proceso”.

El acuerdo incluye la posibilidad de recuperar los restos de los secuestrados que murieron en manos de las Farc, pero también de los militares y guerrilleros que terminaron enterrados por sus enemigos en el campo de batalla.

Como se trata de cerrar definitivamente el conflicto armado, la búsqueda de respuestas será para todos, lo que da otra idea de la dimensión del acuerdo anunciado en la noche del sábado en La Habana. (Además: Blindaje de las inmunidades en el proceso de paz)

Búsqueda en dos fases

Una tarea inmediata será la identificación de los restos de muertos y personas hoy consideradas desaparecidas, cuya ubicación está clara para las Farc y las Fuerzas Militares.

Aquí entran los muertos en cautiverio, civiles y militares. Pero también, los restos de los miembros de la Fuerza Pública caídos en combate. Los guerrilleros entregarán pronto las coordenadas de los sitios de sepultura.

Para el caso de los muertos de las Farc, el acuerdo permitirá la recuperación de los restos de combatientes de esa guerrilla enterrados por las Fuerzas Militares.

Un ejemplo de esto es el cementerio de La Macarena, población del Meta donde terminaron sepultados decenas de guerrilleros muertos durante el Plan Patriota, la ofensiva militar más grande contra las Farc en toda su historia. Una buena parte de las tumbas de esta población tienen como leyenda la sigla NN. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) jugará un papel central en esta primera fase. Será el receptor de la información del Gobierno y las Farc sobre los sitios donde están las fosas. (Lea: Decisiones de guerra y paz)

Hay otros desaparecidos de los que ninguna de las partes tiene hoy información precisa. Su búsqueda será misión de una unidad especial que se creará al final de la firma del acuerdo de paz en La Habana.

Como lo explica a EL TIEMPO el comisionado de paz, Sergio Jaramillo, se trata de “hacer todos los esfuerzos posibles para encontrar a cada desaparecido y, de no ser posible, darles a las familias toda la información que se pueda recoger sobre la suerte de su ser querido. Es un proyecto de una enorme ambición, porque no hay dolor más profundo que el de la desaparición”.

La unidad especial será transitoria y nada de la información que reciba de las partes que participaron en la guerra podrá ser utilizada en procesos judiciales.

En cambio, entregar información sobre desaparecidos dará derecho a beneficios judiciales. Es el mismo principio que se aplicará a la Comisión de la Verdad, que también entrará en funcionamiento tras la firma de un acuerdo final con las Farc.

Es decir, uno será el trabajo humanitario de búsqueda inmediata de desaparecidos y otra la labor de la comisión especial, que deberá encargarse de la ubicación de los restos de todos los desaparecidos, incluidos los de víctimas de masacres.

El informe Basta Ya, del Centro Nacional de Memoria Histórica, estima que solo entre 1985 y el 2012 hubo 25.007 desaparecidos por razones del conflicto armado.

“La primera obligación cuando se acaba una guerra es dar con todos los desaparecidos. Eso es lo que pasó en Bosnia, en Kosovo, y eso es lo que vamos a hacer aquí con la nueva unidad de búsqueda”, señala Sergio Jaramillo.

El acuerdo para su búsqueda apunta directamente a responder a la principal exigencia de las víctimas: la verdad que, a la vez, hace parte del esquema integral de justicia y reparación que se ha acordado para cerrar el conflicto con las Farc.

Así operará la unidad especial

1. Identificación

Recolectará toda la información para establecer el universo de personas desaparecidas y fortalecerá los procesos de identificación y búsqueda de Medicina Legal.

2. Autonomía

Tendrá autonomía financiera y administrativa, y establecerá sus prioridades de funcionamiento. En esto participarán organizaciones de víctimas y de derechos humanos.

3. Informes

Tendrá acceso a las bases de datos oficiales, pero su trabajo será extrajudicial. Además, deberá rendir un informe cada seis meses relacionado con los avances realizados. (Lea: 'La participación política es el corazón de procesos de paz')

MARISOL GÓMEZ GIRALDO
Editora de EL TIEMPO

Tomado de El Tiempo www.eltiempo.com

Foto: Oficina Alto Comisionado.