/?section_id=5045

Control de medicamentos deja $ 1,6 billones de ahorro

Control de medicamentos deja $ 1,6 billones de ahorro

Control de medicamentos deja $ 1,6 billones de ahorro

17/06/2015

Por: EL TIEMPO

Tres años después de que la Política Farmacéutica Nacional se puso en marcha, el control de precios de 800 fármacos, la fijación de topes a otros 8.000 y la apertura de competencia para los más desarrollados ya se cuentan como logros de la polémica medida.

La política, que al principio contó con muchos detractores, se ha traducido en ahorros para el sistema de salud del orden de los 1,6 billones de pesos; también ha proporcionado elementos conceptuales que ya son referencia para otros países.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de reconocer esta política como una de las más audaces de su tipo, uno de los temas destacados en el más reciente foro farmacéutico de la Andi.

Durante el evento, el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, habló con EL TIEMPO sobre el balance que dejan, hasta ahora, tres años de aplicación de la norma. “Esta experiencia –señala el Ministro– nos ha dado pie para empezar a abordar otros temas igualmente polémicos, como las patentes, las licencias obligatorias y el papel de los agentes en este mercado”.

Antes de que usted les pusiera mano a los medicamentos, ¿el mercado, de verdad, estaba sin regulación?

Antes del 2010 no había regulación. Este gobierno ha generado una metodología con base en precios de referencia internacional para fijar topes a los más costosos.

¿Estábamos en manos de las farmacéuticas?

En el caso de laboratorios que tenían medicamentos monopólicos, ese era el caso. En los otros existía al menos algún grado de competencia.

Se dijo hace tres años que el mercado debía regularse porque estaba quebrando al sistema...

Decidimos regular porque teníamos la obligación de cuidar los recursos públicos del sistema de salud y porque, en efecto, se estaba poniendo en riesgo su estabilidad.

¿En qué proporción los precios de los fármacos son responsables de la desfinanciación del sistema?

No es la única causa. Pero los problemas financieros actuales tienen mucho que ver con la proliferación de medicamentos que están fuera del POS, recobrados al Fosyga; este fondo fue, por un tiempo, un pagador ciego.

¿Los elevados gastos en medicamentos se reflejan en mejor salud para la gente?

Proporcionalmente no, de ninguna manera. No benefician a los usuarios y ponen en riesgo la estabilidad del sistema.

¿Cómo le ha ido con la estrategia de regulación?

Bien, le hemos ahorrado recursos significativos al sistema de salud. La política farmacéutica de Colombia es reconocida internacionalmente por la OMS. Nos hemos ahorrado 1,6 billones de pesos, según los últimos estimativos.

¿Cómo se reflejan esos ahorros?

Esos recursos nos han permitido ampliar el POS en los últimos dos años; sin duda, se han traducido en mayores beneficios para la gente.

Los precios se han reducido un 40 por ciento. ¿Se han quejado las farmacéuticas?

Pues no hay amenazas de que se vayan, ni tampoco de desabastecimiento de medicamentos.

Dicen que el asunto de las patentes encarece los medicamentos. ¿Le va a meter mano a ese tema vedado?

El Plan de Desarrollo plantea la necesidad de que el Ministerio de Salud le presente a la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) un análisis sobre el impacto o la conveniencia de las patentes. Y ese es un paso muy importante en esa dirección.

La gente no ha sentido que el precio de los medicamentos haya bajado en las farmacias...

Es verdad que el efecto mayor ha sido sobre los recursos del sistema, porque gracias a su cobertura, y a que entrega la mayoría de los medicamentos a los usuarios, estos no han sentido mucho la reducción, que es real. Lo que debe tenerse claro es que gracias a eso el gasto de bolsillo por medicamentos es muy bajo.

A muchas multinacionales no les gusta la regulación, quieren libre mercado. ¿Hay riesgo de que impongan sus reglas al sistema?

No creo. Las relaciones entre el regulador y los regulados son un juego constante, que exige estar innovando, corrigiendo y ajustando según los cambios.

Propone compras centralizadas de fármacos para el sistema, pero hay experiencias negativas que van desde problemas de almacenamiento hasta corrupción...

No son compras centralizadas, sino negociaciones centralizadas que se harían precisamente para evitar problemas como esos. Lo que se busca con este tipo de medidas es complementar la regulación de precios, en algunos casos particulares, eliminando intermediarios.

Ha dicho que el sistema no pagará medicamentos que no sirvan. ¿Cómo evaluará técnicamente la costoefectividad?

Tenemos un Instituto de Evaluación de Tecnologías. Es importante, más allá de los análisis técnicos, que todos los agentes del sector, especialmente los médicos, entiendan que si se prescribe algo que no es costoefectivo se está afectando el sistema, se está sumando poco y restando mucho; en últimas, se le están quitando posibilidades a quien más necesita.

¿Cuándo habrá resultados con Caprecom?

Debe haber soluciones este año.

CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ
Asesor médico de EL TIEMPO 

Tomado de EL TIEMPO. www.eltiempo.com